“Yo sé que El, no nos dejara”

“Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor.” (Henry Ford)

¿Por favor levanten la mano aquellos que en su bicicleta se dieron una estrepitosa caída? Perfecto, ahora bien, por favor alguno de ustedes contésteme que lo motivo a dejar el suelo, aun cuando tenían las rodillas laceradas, los brazos llenos de moretones y muy probablemente hasta uno que otro cantazo en la cara. Te pregunto, ¿Por qué te levantaste del suelo? No tengo duda que las contestaciones serán variadas y todas ellas enmarcadas en nuestras vivencias personales.

De levantarnos como lo hace el Junco y de cómo NO convertirnos en víctimas de las situaciones, hablamos hoy en mi Blog.

“De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver las cosas que tú no ves. Que te enseñe a mirar con otros ojos.” (Mario Benedetti)

Los procesos de duelo son parte esencial de la vida, porque durante toda ella nos enfrentaremos a muchos momentos de perdida. Perderemos de todo, desde familiares, amores, amigos, trabajos, relaciones de todo tipo, mascotas y por supuesto podríamos perder la libertad. Este tiempo que nos han tocado vivir nos ha hecho experimentar el valor de la libertad. El poder que tiene el ser libres, no solo de ir a donde queramos, más importante aún nos ha enseñado lo que la libertad trae consigo. Libertad para abrazar al otro, para besar al otro, libertad para sentarnos juntos a platicar, libertad para reunirnos y celebrar la vida, libertad para hacer lo que nos apasione hacer.

En medio de un proceso de perdida como el que estamos atravesando, es importante identificar a quien escuchar, a quien seguir, es importante que tengamos la certeza de en quien confiar. Uno de los lideres, motivadores, conferenciantes y maestros más grande de la historia dijo y cito; “Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”  En momentos de perdida es importante reconocer quienes verdaderamente se han mantenido a tu lado. En momentos de dificultad los amigos siempre se separan de los conocidos. Los amigos siempre buscaran la forma de mantener el contacto contigo, los demás buscaran mil excusas para explicar porque no estuvieron.

De eso se trata la vida, de rodearnos de gente que corra bici con nosotros, pero que estén dispuestos a que cuando dos demos una aparatosa caída, también estén a nuestro lado extendiendo su mano para apoyarnos y ayudarnos a levantar. Si tratara de enumerar las veces que me he caído no terminaría nunca. Mi vida ha sido eso, caer y volverme a levantar, son todas las veces que aquellos a quienes he llamado amigos han estado a mi lado, y es simple, han estado siempre. Y no solo me han extendido su mano para levantarme del suelo, han estado conmigo curando mis heridas y animándome a seguir adelante. Esa es la gente que no puedes permitir que se vayan de tu vida, esa es la gente que sin duda tienes que tener en gran estima. Yo por mi parte, hoy le doy gracias a todos por estar a mi lado siempre que les he necesitado, y quiero agradecer igualmente al cielo por su fidelidad.

Gracias, porque si hoy estoy de pie, es porque Tu Gracia me ha sostenido.

“No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo para aprender.” (Benjamín Franklin)

Cada caída traerá consigo una nueva lección, algo nuevo que conocer, alguien nuevo a quien escuchar, y una nueva experiencia de vida. De eso se trata la vida, de aprender cada día de cada experiencia que afrontamos. Así que, de eso se trata este proceso por el que estamos atravesando, de aprender, de aprender y de seguir aprendiendo. Necesitamos aprender a seguir viviendo con lo necesario, a aprender a darle prioridad a lo que realmente es importante en la vida. Necesitamos aprender el poder que tiene un abrazo, un beso, una caricia, una palabra de aliento, un buenos días, una sonrisa y un te quiero al oído.

No podemos fracasar en la prueba, tenemos que aprobarla y salir al mundo a demostrar todo lo que hayamos aprendido. Tenemos una excelente oportunidad en nuestras manos para transformar nuestras vidas. Tenemos que hacer que este tiempo de duras pruebas, saque lo mejor de cada uno de nosotros. Estamos aprendiendo a ser más responsables con el medio ambiente, por favor no volvamos luego a ignorar la enseñanza. Estamos aprendiendo a reconocer la poderosa función de nuestra gente en las diferentes agencias de servicio. Estamos aprendiendo a reconocer que las fuerzas de seguridad no están allí para complicarnos la vida. Ese grupo de hombres y mujeres están exponiendo sus vidas para asegurar que la nuestra este segura. Sin duda, que hemos tenido que haber aprendido el increíble valor de todos los miembros de los servicios de salud, pero no solo médicos y enfermeras. Cuando les veamos en la calle, no olvides darles un fuerte aplauso a los tecnólogos médicos, técnicos de terapia respiratoria, personal de limpieza, personal de ambulancia, etc.

En fin, que esta experiencia de vida nos haga recapacitar sobre la obsolescencia de los llaneros solitarios, el futuro depende del trabajo en equipo. Aprendamos a eliminar la raíz del concepto de silos, y abracemos la colaboración total. Reconozcamos que solo se nos hará mucho más difícil, pero que si nos unimos, juntos alcanzaremos logros que nunca hubiésemos pensando alcanzar.  No dejemos que esta dura experiencia solo sea una experiencia más.

“Usted puede estar ciego y ver cada día como los demás. Pero cada día es diferente, cada día trae un milagro en sí mismo. Es sólo cuestión de prestar atención a este milagro.” (Paulo Coelho)

Si usted está leyendo esta reflexión sin duda, puede considerarse que está viviendo en medio de un milagro. Porque tener el privilegio de despertar con vida en medio de la situación actual es un poderoso milagro. Nos hemos acostumbrado a definir un milagro como un evento incapaz de ser explicado por la ciencia. Para muchos de nosotros los milagros son eventos que solo les ocurren a personas especiales. Hemos perdido de perspectiva que la vida misma representa el más grande de todos los milagros.

En medio de esta crisis, hemos conocido de un gran número de personas en todas partes del mundo que han perdido la batalla y para quienes han finalizado su vida terrenal. Pare ellos, simplemente el tiempo asignado para su presencia física se completó y deben moverse a la próxima fase de sus vidas. Pero aun en medio de las miles de muertes, la vida sigue hoy en pie. Todos los días, en todas partes del mundo se celebra la llegada de una nueva criatura a este mundo. Y no me refiero exclusivamente al nacimiento de seres humanos, cada vida que nace es parte de un nuevo comienzo.

Este tiempo de crisis es una excelente oportunidad para entender en profundidad, la cita inicial de este escrito; “Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor” (Henry Ford). Para muchos de nosotros parecería que el mundo se ha volcado en nuestra contra. Parecería que el universo quisiera acabar con nosotros, porque son muchos los que hoy no tienen empleo, no están devengando ninguna entrada económica, pero sus compromisos económicos siguen allí, esperando por ser cumplidos.

Este es el tiempo de demostrar en quien tú has creído, donde tienes puesta tu fe y tu esperanza. Este es un buen momento para que demostremos porque nos negamos a quedaros en el suelo. Existe una planta que tienen presencia en muchas partes del mundo, se le conoce como Junco (Juncus effusus Spiralis), es una planta acuática capaz de resistir el embate del viento y las inclemencias del tiempo. Esta planta tienen entre varias dos importantes características; la primera es que cuenta con tallos trígonos (los cuales poseen 3 tres caras), erguidos y de bordes redondeados, la segunda es que requiere de una gran cantidad de agua, un alto aporte de sol y un adecuado resguardo durante las temporadas de heladas.

Estas características me llevan a pensar en mí, porque sin duda soy un ser integral que depende de mantener y sostener los tres elementos que me componen; cuerpo, alma y espíritu. Y de igual forma soy un ser que depende de esa agua fresca que brota del manantial del inmenso amor de Dios. Como el junco, necesito de luz no solo para calentar mi cuerpo sino para saber qué camino tomar en medio de la oscuridad de esta crisis. Y por último, pero jamás menos importante, necesito de su calor para no morir congelado en medio del frio de la desesperanza, el temor, la duda, la frustración y la melancolía.

Te invito a que seamos como el junco, que sin importar cuando duros sean los vientos después que haya pasado la tormenta volvamos poco a poco a nuestra posición recta. Seamos como el junco trabajando para proveer sustento a nuestro cuerpo de la misa forma que proveemos alimento al alma y al espíritu. Reconozcamos que sin el agua que brota de la fuente inagotable moriremos a mitad del camino. Seamos como el junco que depende de su luz para poder seguir viviendo.

En medio de esta crisis yo me he mantenido escuchando la misma expresión una y otra vez;

“Si hasta aquí nos trajo Dios, sé que no nos dejara.”

Me encantaría que utilizaras el buzón de comentarios y me dejes saber tu retroalimentación sobre las ideas presentadas. Y por favor si te gusto dale LIKE y por supuesto compártelo con todos aquellos que pienses pudieran ser bendecidos con esta información.

Compártelo: Motiva a otros a conectarse

  1. Compartir

  2. Tweet


  1. WhatsApp

  2. Correo electrónico

#automotivacion #Liderazgo #transformacion #controlemocional #inteligenciaemocional

 

7875070901

©2020 by Arnold Duran - MetamorphosisPR. Proudly created with Wix.com