¿Qué hago con mis sueños?


“Nos podemos quejar porque las rosas tienen espinas o alegrarnos porque las espinas tienen rosas.” (Abraham Lincoln)

Aquellos que llevan un tiempo siguiendo mis escritos, pueden dar fe de que soy alguien que prefiere ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. El pesimismo no es una de las características que podrían describirme. Pero mis escritos no son solo para aquellos que hemos decido asumir siempre una actitud positiva ante la adversidad. Por el contrario, a los positivos ya los tengo de mi lado, mi llamado ha sido para alcanzar aquellos que no logran ver la otra cara de la moneda.

La pasada reflexión; “Que nunca termine su cuarentena”, fue todo un éxito. Y esto amado mío, me produce una satisfacción inmensa, porque me da la certeza de que el mensaje toco la vida de muchas personas, y esa era mi principal intensión. Entre los cientos de comentarios que recibí, hubo uno que me hiso reflexionar profundamente, el comentario dice y cito; “Esta cuarentena solo sirve para no enfermarnos. Cuando esto termine, todo volverá a ser igual. No ROMANTICEMOS al Coronavirus.”

Así que, de cómo ver el otro lado de la moneda, de cómo dejar de escuchar solo a Caperucita y creernos que el Lobo siempre fue el malo, y de cómo no dejar atrás nuestros sueños, porque algunos que prefieren vivir presos del negativismo, de eso es que hoy vengo hablando.

“Si te dieses cuenta de lo poderosos que son tus pensamientos, nunca tendrías un pensamiento negativo.” (Peace Pilgrim)

Uno de mis primeros escritos fue titulado; “Una Refrescante Limonada”. La misma trata precisamente de esa actitud que estamos llamados todos de asumir ante la adversidad. Trata de cómo hacer una rica y deliciosa limonada con los limones que nos lanza la vida de vez en cuando. Porque lamento muchísimo dejarte saber, que en esta vida las experiencias difíciles estarán siempre presentes. Lo que marca la diferencia entre los que seguimos adelante y nos enfrentamos con coraje ante la adversidad y los que deciden permanecer sumergidos en su miseria, es nuestra actitud.

Un poderoso libro que me gusta citar con mucha frecuencia dice; “por sus frutos los conocerán”, también dice; “de la abundancia del corazón habla la boca”, y esta es mi favorita; “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio.” Con esta expresión podría culminar mi escrito y me sentiría absolutamente satisfecho, porque no existe una verdad más poderosa que esa. Aquellos que hemos profundizado en su sabiduría, sabemos que al oro se le prueba bajo un intenso fuego, a muy altas temperaturas y dentro de un horno que no permite que penetre ninguna corriente de aire frio. Solo así, ese precioso metal se desprende de toda contaminación, para que al final se obtenga una absoluta pureza.

Quedarnos sumergidos en medio de mensajes derrotistas, negativos, y desalentadores no es de valientes. Quienes sabemos en quien hemos confiado, tenemos la absoluta certeza que saldremos de esta prueba de fuego fortalecidos. No existe necesidad alguna para promover esa propaganda de histeria y descontrol. Hagamos uso del poder de la palabra y utilicemos las palabras para brindar esperanza, paz y sosiego. Demos testimonio de la fuerza que siempre nos ha mantenido y nos mantendrá de pie siempre.

“Nuestras creencias sobre lo que somos y lo que podemos ser determinan con precisión lo que podemos ser.” (Anthony Robbins)

Lo que usted y yo creamos que somos capaces de alcanzar será lo único que alcanzaremos. Solo llegaremos hasta la meta que nos hayamos impuesto, porque una vez determinada la meta, nuestro ser le define como la delimitación de nuestro proceso. Desde una perspectiva de desarrollo académico, si usted piensa que solo necesita completar un curso técnico, pues bien esa será su meta y listo. Y eso está perfecto, porque usted ha decidido que para sus planes futuros esa preparación es más que suficiente. Por otra parte, para quienes sus planes futuros le demandan un mayor grado de preparación, necesitan perseguir y alcanzar la misma para lograr al final completar su plan para el futuro.

El denominador común entre ambos es el estar convencidos de hasta dónde quieren llegar. Pero para llegar a alcanzar sus planes, será necesario que confíen plenamente en la capacidad que ha puesto el universo sobre sus vidas. Para llegar a la meta, sea que esta esté a una o a veinte millas de distancia, se necesita solo lo mismo, un espíritu sin temor, confiado en que si se puede, y que si se lograra la meta propuesta. Necesitamos ACTIVAR ese espíritu de poder del que habla ese gran libro.

“No puedo cambiar la dirección del viento, pero puedo ajustar mis velas para llegar a mi destino.” (Jimmy Dean)

Sin duda, no podemos romantizar al coronavirus, y esa nunca ha sido mi intención. Yo no soy de los que gusta darle parte a quien no tiene ni parte ni suerte en mi vida. Durante mucho tiempo milite en diferentes organizaciones religiosas. Y en la mayoría de las ocasiones salí corriendo de ellas, cuando me percataba que se le daba más parte a la discusión del diablo y los demonios que a quien estaba sobre cualquiera de ellos. Hace mucho tiempo aprendí que nosotros no podemos evitar que las aves revoloteen sobre nuestras cabezas, lo que si podemos evitar es permitir que esas aves hagan nido en ellas.

No llegamos a donde planificamos llegar, porque dejamos que por el camino las ideas, pensamientos, prejuicios y temores de otros llenen nuestras cabezas. No asumo una actitud positiva ante la crisis, porque en lugar de desarrollar mis propias ideas y conceptos basados en lo que yo mismo descubro, tomo decisiones basadas en la información que otros comparten. Yo no tengo la capacidad de controlar el contagio de otros, yo tengo el control de evitar mi contagio. Pero más allá del contagio del virus, yo tengo la capacidad de evitar ser contagiado con el afán de pensamientos derrotistas y de actitudes de pobreza de espíritu.

No es un asunto de emprender una lucha contra la dirección del viento, es más un asunto de tomar conciencia de que debo hacer, cuales son los ajustes que necesitan las velas de mi barca, para que al final yo pueda llegar a puerto seguro.  Este es un buen momento para que dejemos atrás todo pesimismo y cobremos conciencia de que nuestro futuro está en nuestras manos. Esta nueva crisis es real, pero no puede convertirse en la razón por la cual yo tenga que dejar atrás todos mis sueños, metas y anhelos.

Si alguien me preguntara ¿Qué vas a hacer con tus sueños?, mi respuesta seria la misma que antes de que comenzara esta crisis. Con mis sueños estoy haciendo lo que siempre he hecho, trabajar duro e incansablemente por ellos. La cuarentena para mí solo es una pequeña bolsa de jugosos limones que les voy a convertir en la más fresca y deliciosa de las limonadas.  Mis sueños están aquí vivos, conmigo y junto a mí, ninguno de ellos se ha visto afectado o he pensado siquiera en desistir de alcanzarlos.

¿Cuándo terminara este proceso?, eso no es algo que este bajo mi control. Pero mientras sigue pasando el tiempo, yo estoy encargado de mis proyectos, de mis metas, y de mis sueños. Para evitar caer preso de pensamientos negativos y derrotistas evito ser parte de los que están viviendo su vida basada en la crisis. Porque sin lugar a dudas, de todo lo que pudiéramos perder durante esta dura prueba, lo único que no regresara es el tiempo. Así que, que yo he decido poner mi confianza en aquel que me dijo que estará conmigo todos los días de mi vida hasta el fin de los tiempo. Tengo la absoluta fe que todo pasara y que sus promesas me alcanzaran como ha ocurrido siempre.

Yo no sé en quien tú has tomado la decisión de creer, al final es una decisión muy personal y no debe ser influenciada por nadie. Pero si yo te voy a confesar en quien estoy confiando y porque no he renunciado ni renunciare jamás a mis sueños. Yo estoy confiando en aquel que  no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y de buen juicio.

“Solo los que intentan lo absurdo pueden lograr lo imposible.” (Albert Einstein)

Me encantaría que utilizaras el buzón de comentarios y me dejes saber tu retroalimentación sobre las ideas presentadas. Y por favor si te gusto dale LIKE y por supuesto compártelo con todos aquellos que pienses pudieran ser bendecidos con esta información.

Compártelo: Motiva a otros a conectarse

  1. Compartir

  2. Tweet


  1. WhatsApp

  2. Correo electrónico

#inteligenciasocial #Liderazgo #emociones #Limitaciones #empatia #resiliencia

 

7875070901

©2020 by Arnold Duran - MetamorphosisPR. Proudly created with Wix.com