Confianza, valorización y acción

“No puedes vivir esperando que te traigan flores. Tienes que cultivar tu propio jardín. Y ese jardín es tu alma.”

Hay momentos en la vida en donde el universo decide alinearse perfectamente. Y lo hace con el propósito de hacernos entender que lo único que falta para que nos convirtamos en eso a lo que hemos sido llamados, es darnos cuenta que este es el justo momento.

El más poderoso obstáculo que impedirá nuestra realización es la falta de confianza. Podemos haber hecho nuestra tarea invirtiendo en nuestro desarrollo personal y profesional. Podemos haber alcanzando una sólida preparación académica y al mismo tiempo haber invertido en el desarrollo de esas destrezas blandas que nos dan una ventaja competitiva. Pero si no hemos logrado entender que no hay nada más que hacer, que lanzarnos tras de ese proyecto soñando, no hemos entendido el plan del universo. Porque la decisión de emprender tiene que estar acompañada de una sólida auto confianza.

De auto confianza, de valorización y de accionar es de lo que hoy te quiero hablar. Te quiero compartir como el universo alineó todos los componentes para hacerme entender que no hay nada más que hacer que lanzarnos tras de nuestros sueños. Hoy mientras vuelo de Bogota a Puerto Rico les escribo este post, con la principal intension de compartirles que creer en nosotros es sin duda la clave para el éxito.

A veces me pregunto si Virgilio pensó en el impacto que su frase tendría para cualquier proyecto de desarrollo personal. Y es que nada más cierto que cuando el dice y cito; “ellos pueden, porque creen que pueden.” Podemos solo porque comprendimos que somos capaces de hacer cosas que nunca imaginamos hacer o alcanzar.

Durante un largo tiempo, mi mentora, y referente en emprendimiento e inteligencia emocional, la Dra. Marieli Ríos me repetía una y otra vez; “Arnaldo, que esperas para lanzarte, ya tu lo tienes todo.” Mi respuesta siempre era la misma, “si doctora, no voy a esperar más.” Así que ponga fecha a mis Facebook Live, a mis conferencias y a mis videos y al final las fechas no llegaban.

Pero aparentemente el universo se cansó de mis excusas y sin darme cuenta alineó diferentes eventos con el solo propósito de terminar con mis excusas y llevarme a entender que si solo confío en mi, lo demás llegará por añadidura.

Todo comenzó con una invitación a ofrecer una taller sobre desarrollo de equipos de alto rendimiento. Esta vez me dije si, y me lancé con los ojos cerrados pero confiado en que mis conocimientos, experiencia y pasión por lo que hago me darían la victoria. Y así fue, la retroalimentación por parte de los participantes validó que aquel taller había sido totalmente exitoso.

Por primera vez sentí que lo tenía todo y que aquel sería sólo el comienzo de un maravillosa futuro haciendo lo que me apasiona hacer. Porque mi pasión es sembrar en otros la semilla del deseo por un constante desarrollo personal y profesional. Por primera vez entendí el porqué del don de la palabra que el universo había derramado sobre mi.

Pero mi interés no es solo hablarte de lo que me ha ocurrido a mi. Lo que anhelo en realidad es que tú puedas entender, que al igual que me paso a mi, tú puedes estar atravesando por un momento de paralización ante tus sueños y proyectos. Sin lugar a dudas la única limitación, el único muro que se ha levantado entre ti y tus sueños es tu miedo a fracasar.

“Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.” (Charles Dickens)

La vida estará siempre llena de múltiples fracasos, solo como dato curioso, la gente de Coca Cola solo vendieron 25 botellas en su primer año. Así que el éxito no es despuntar desde el comienzo, es más confiar en que sin duda el éxito siempre estará a la vuelta de la esquina.

No tengamos miedo a fracasar, más bien tengámosle terror a la idea no nunca intentarlo. Cuando decidimos lanzarnos solo habrá dos posibilidades, ser exitosos o fracasar. La primera será ciertamente gratificante, pero la segunda podría incluso llegar a ser igualmente gratificante. Solo tenemos que ver el fracaso como una excelente oportunidad de aprendizaje y de volverlo a intentar nuevamente y esta vez con más fuerzas que la primera vez.

Pero como todo típico perfeccionista, aún cuando todo luce de forma excelente, queremos una segunda prueba de que en realidad todo está listo. Así que el universo continuó con su perfecto plan. Para esto recibí una invitación de mi gerente para ofrecer un taller junto a él y otros dos compañeros, sobre “soft skills” a todos los integrantes del equipo de la región andina en Bogota, Colombia.

Los temas que se me asignaron fueron la inteligencia emocional y la asertividad. De inmediato comencé a trabajar con la presentación. Demás está decirles las emociones que viví durante todo ese proceso.

El resultando de la prestación fue excelente, muy buenos comentarios a modo de retroalimentación. Y lo más importante es que en medio de la actividad, el universo habló a mi corazón confirmándome que el camino a la realización de mi proyecto ya era una realidad.

«Cuando eres fiel a ti mismo en lo que haces, cosas fascinantes ocurren». (Deborah Norville)

Creer en nosotros es básico, pero conocer cuál es nuestro valor como profesional es indispensable. Durante mi proceso de evaluación anual de mi desempeño y desarrollo para el año fiscal 2019, mi gerente abrió mis ojos a otra realidad.

Mientas conversamos sobre el cumplimiento de los objetivos, me hizo una pregunta. Me dijo, José en varios de los objetivos para este año desde mi perspectiva, tú superaste los mismo, te pregunto, porque tú evaluación dice completado y no superado? En realidad no tenía respuesta a su pregunta. Así que solo me limite a decirle que para mi el objetivo se había cumplido y superado pero de igual y por costumbre los clasifique solo como completado.

Y su respuesta fue la que abrió mis ojos a la realidad cuando me dice, pues entonces necesitas reconocer tu desempeño y tu valor en el mercado. Lo tienes todo para ser exitoso, pero temo que aún no sabes lo que valen todos tus conocimientos, experiencias y capacidades. No permitas nunca que otros le ponga precio a lo que solo tu sabes hacer.

Amado lector, muchas veces no comprendemos cuánto puede llegar a costar todo en lo que nos hemos convertido. A veces simplemente porque por ser amantes del servicio, no ponemos valor a lo que para nosotros no tiene precio. Valorizarnos es importante para desarrollar una marca personal como profesionales.

Todo el tiempo dedicado a tu desarrollo personal y profesional tiene que estar correctamente valorizado. Tu inversión económica en un sólido desarrollo académico, necesita ser cuantificado para poder saber cómo trabajar con el análisis de retorno de la inversión. Los autos súper lujosos tienen un valor elevado porque muchos de sus procesos son artesanales, y ese tiempo, dedicación y arte tiene un alto costo. Reconoce tu valor hoy y comienza a monetizar tu proyecto.

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”- Albert Einstein

Pero podemos alcanzar una sólida capacidad de auto confianza, podemos también haber logrado identificar cuál es nuestro valor en el mercado. Pero si usted y yo no actuamos hoy y ahora, tal vez mañana podría ser tarde. Además quien nos asegura que mañana, regresaremos después de un largo sueño.

El universo una vez más conspiró a mi favor. Una vez más me confirmo no solamente que estoy listo, también me llevo a entender cuál es mi verdadero valor en el mercado. Pero la decisión de levantarme y actuar es solo mía.

Por eso hoy quiero compartirles mi decisión para que te sirva como mensaje de aliento para actuar ya. No hay porque seguir esperando y buscando excusas para hacer eso a lo que has sido llamado a hacer. Nunca será suficiente mientras no entendamos qué hay cosas que solo se aprenderán durante el camino.

Vivir persiguiendo la perfección solo nos hará morir defraudados, porque la perfección solo existe en el creador del universo. La actitud correcta es trabajar buscando la perfección con la intension de al final poder alcanzar la excelencia. La clave del éxito no está en ser perfectos, la clave del éxito descansa en el trabajo constante, en el compromiso, en el enfoque, en la persistencia y en saber que como dice la Biblia hay un tiempo para todo, y el nuestro sin duda ya fue diseñado desde antes de la fundación del mundo.

Hoy mi menaje para ti es simple, confía plenamente en tus capacidades, reconoce que lo que tú haces tiene un valor y que nadie debe ponerle precio al trabajo de otros. Y por último pero jamás menos importante, entiende por una vez y para siempre que si no actúas hoy, ahora, en este día, quizás mañana pudiera ser demasiado tarde.

Lo tienes todo para ser exitoso, solo falta que te pongas las pilas y comiences a caminar en fe hacia la meta final. Bendiciones para tu vida hoy y siempre.

Síguenos en https://metamorphosispr.blog/

No olvides darle LIKE y compartirlo para que el mensaje pueda seguir bendiciendo a otros.

Compártelo: Motiva a otros a conectarse

  1. Compartir

  2. Tweet


  1. WhatsApp

  2. Correo electrónico

 

7875070901

©2020 by Arnold Duran - MetamorphosisPR. Proudly created with Wix.com