Compromisos, promesas o esperanzas…

Tomado de Ecology of Leadership


En mi post anterior, les mencioné que esta semana estaría compartiéndoles una maravillosa experiencia vivida camino al aeropuerto el Dorado en mi amada Bogotá. Así que como decía mi abuela; “lo prometido es deuda” , aquí les dejo algunos detalles de mi profunda conversación con mi amigo Don Rafael Mariño.

“A menos que se haga un compromiso, sólo hay promesas y esperanzas; pero no hay planes.” – Peter F. Drucker

Esta expresión del padre de la gerencia moderna (Peter Drucker) resume perfectamente mi post. Desde el primer momento que entre a su taxi y Don Rafael se presentó, tuve la sensación de que aquel viaje sería una experiencia especial.

El compromiso de Don Rafael se hizo sentir de inmediato a través de su caluroso saludo. Como hemos mencionando en reiteradas ocasiones, compromiso es entrega, es pasión, es estar dispuestos y disponibles para hacer lo que se tenga que hacer y por el tiempo que se tenga que hacer. En otras palabras, es dejar de lado las excusas, es tomar acción y mostrar el mayor nivel de excelencia en todo lo que hagamos.

Don Rafael estaba impecablemente vestido, lo que provoco que de forma curiosa le preguntara si la agencia para la que trabajaba le exigía aquel nivel de elegancia en su vestimenta. Pero para mi sorpresa su respuesta se convirtió en lo que sería mi lección sobre compromiso esa mañana.

“No Don José, mi vestimenta solo es parte de mi sentido de compromiso con mis clientes. Yo estoy enfocado en que las personas que transporto no solo tengan un viaje seguro y placentero, quiero que ellos vivan una experiencia de cliente especial. Quiero que cuando se bajen de mi taxi recuerden mi nombre, y que cuando piensen en su viaje recuerden esta experiencia”.

De mas esta mencionar que quede totalmente impresionado, y que mi respuesta simplemente fue; “gracias por cambiar mi definición de marca personal”, la suya sin duda alguna es mucho más abarcadora que la mía.”

Desde mi punto de vista, el desarrollar una marca personal va mucho más allá que cumplir con las expectativas. Para mí, la marca personal es provocar una experiencia única en cada una de las vidas que tocamos. Es lograr que cuando ellos recuerden ese momento, seamos lo primero que venga a su menta. Nuestra marca personal debe ser evidencia de un genuino compromiso, de pasión por lo que hacemos, de entrega incondicional y de amor, de amor, y de mucho más amor.

“Si no amas lo que haces, por favor no lo hagas más.”

Don Rafael capto en aquel momento toda mi atención, y le pregunte; ¿cómo hace para estar todo el día transportando pasajeros y mantener este maravilloso estado de ánimo?

“Sencillo Don José, es que yo amo lo que hago. Tenemos que vivir de forma agradecida, hay muchas otras personas que no tienen forma de llevar pan a su mesa. Pero este no es mi único empleo, también soy profesor en un colegio deportivo privado. Hace mucho tiempo obtuve mi grado de Bachiller en Educación Física con una concentración en Desarrollo y Liderazgo Deportivo.”

Y para cerrar con broche de oro como decimos en Puerto Rico, Don Rafael me dijo; “le quiero compartir mi lema con los chiquitos del curso de futbol que dice; la vida se trata de enfocarnos para llegar a ser Papa, para que al menos podamos llegar a ser Obispos, aunque al final terminemos siendo solo un  Sacerdote.”

Ciertamente de eso se trata la vida, de ir siempre por mucho más, de soñar en grande, de pensar en grande, de aspirar a cosas grandes. Como dice uno de mis principales referentes el Sr. Francisco Alcaide; “Tu desarrollo personal es tu destino”. Sin duda somos aquello en lo que nosotros mismos nos hayamos convertido. Seremos el resultado de nuestro compromiso con nuestro destino. En realidad usted y yo llegaremos justo hasta donde nos hayamos propuesto llegar, te aseguro que si nos lo proponemos hasta allí llegaremos.

Por eso mi lema es; “la vida se trata de hasta donde quieras llegar”

Nuestro compromiso debe ir mas haya de nuestra responsabilidad con nuestras metas. Nuestro esfuerzo debe estar en asegurar que proveemos siempre una excelente propuesta de valor. Esa debe ser nuestra misión cuando emprendemos una nueva organización. Nuestro norte debe ser asegurar que estamos impactando positivamente las vidas a las que nos acercamos. Necesitamos asegurarnos que por medio de nuestra oferta de valor logremos hacer mucho más fácil la vida de otros.

Por ultimo pero no menos importante Don Rafael me compartió una experiencia genial que sin lugar a dudas sirve para ejemplificar lo que hemos estado hablado sobre proveer siempre una propuesta de valor para nuestros clientes internos o externos.

En su rol de profesor Don Rafael solía recibir a sus estudiantes de futbol con un abrazo. Como parte de sus años de experiencia, me confesó que había podido percibir por medio de conversaciones con los chicos, que presentaban una fuerte necesidad de afecto.

Posiblemente sus padres podrían estar muy ocupados con sus responsabilidades profesionales y estuvieran abandonando inconscientemente sus funciones como padres. En una ocasión, otro de los profesores se acercó y le recomendó que no abrazara a los niños porque algunos padres podrían no ver con buenos ojos su gesto de cariño.

Por tanto Don Rafael se reunió con sus chicos y les dejos saber lo que le habían solicitado. Les comunico que de ese momento en adelante a su llegada, su saludo consistiría en un estrechón de manos, pero mirándose fijamente a los ojos, y así se expresarían su especial abrazo.

Desde mi humilde opinión, este gesto es un ejemplo real de lo que significa proveer siempre una oferta de valor. Una oferta de valor es simplemente identificar donde pudieran estar las necesidades, para poder diseñar, desarrollar e implementar un proceso mediante el cual podemos suplir cada una de esas necesidades.

Nuestra oferta de valor debe estar acompañada de un plan de mitigación que permita utilizar otras estrategias para atender cualquier dificultad. En otras palabras, estrategias que nos aseguren el cumplimiento de nuestro compromiso inicial.

“El regalo más preciado que podemos dar a otros es nuestra presencia. Cuando nuestra atención plena abraza a los que amamos, florecen como flores.” Thich Nhat Hanh

De los cinco principales elementos para alcanzar el éxito uno de mis favoritos es el compromiso. Desde mi punto de vista, podemos tener una excelente claridad de ideas. Podemos incluso desarrollar mecanismos que nos aseguren un enfoque total en alcanzar nuestra meta. De igual forma podemos incluso demostrar un elevado nivel de persistencia por alcanzar nuestra meta. Pero sin compromiso, no lograremos entender nuestras responsabilidades y el impacto que esto podría implicar en la vida de otros.

Comprometernos es hacerle saber a la otra parte que pese a lo que pueda ocurrir durante el camino, permaneceremos firmes y sin dudar haremos lo que tengamos que hacer, por el tiempo que sea necesario, hasta alcanzar nuestro objetivo.

Les comparto un muy breve video que resume en dos minutos y medio que es el COMPROMISO

“Comprometernos es asegurranos a nosotros mismos y a los demás que sin duda alcanzaremos la meta.”

Espero hayas disfrutado de este post, pero sobre todo que hayas entendido mi propuesta de valor para ti. Así que por favor no olvides al final del mismo darle “Like” al post y dejar tus comentarios.

Espero saber de ti y disfrutar de tus comentarios.

Compártelo: Motiva a otros a conectarse

  1. Compartir

  2. Tweet


  1. WhatsApp

  2. Correo electrónico

 

7875070901

©2020 by Arnold Duran - MetamorphosisPR. Proudly created with Wix.com